Corriente galvánica

Las corrientes galvánicas es una corriente, que, a pesar de su simplicidad en comparación con otras técnicas actuales, tienen una gran variedad de aplicaciones y unos efectos extraordinarios para la piel.

– DEVUELVE EL OXÍGENO A LA PIEL: Los tratamientos con corrientes galvánicas son una opción perfecta para activar y oxigenar las células y por tanto mejora la calidad de nuestra piel, esto es debido a la activación de la microcirculación que este tipo de corriente provoca.

– PIEL SUAVE: La corriente galvánica estimula la función secretora de las glándulas provocando que estas mejoren su funcionalidad. El aumento de oxígeno y nutrientes también son los encargados de devolver el equilibrio del pH recuperando una piel suave en pocas sesiones.

Lunes a viernes de 10.00 a 20.00 horas  |  96 101 58 92      674 321 446  |  C/ Buen Orden, 33

– PROTEGE LA FIRMEZA: Con el paso del tiempo la piel también pierde elasticidad, cada vez se forman menos células y de menor calidad, provocando que nuestra piel disponga de una menor consistencia, dando lugar a la aparición de arrugas.

La emisión de este tipo de corriente (baja tensión, baja intensidad constante) permite aumentar la permeabilidad de las membranas celulares, recibiendo un mayor aporte de nutrientes (mayor alimento), facilitando la eliminación de sustancias de desecho. Estos dos fenómenos provocan que el soporte de nuestra piel se vuelva más fuerte y resistente.

 – HIDRATACIÓN TOTAL: La corriente galvánica actúa directamente en la activación de la producción de colágeno. Las células envejecidas y deshidratadas de la piel se sustituyen por una piel sana. Aumenta la circulación sanguínea lo que significa más oxígeno, aportando un aspecto más compacto y fresco a la piel. Todo ello se traduce en una mayor hidratación y humectación en la superficie, que aporta un aspecto mucho más joven.

– REDUCCIÓN DE ARRUGAS: La corriente galvánica facial, proporciona un tratamiento antiarrugas de la piel envejecida. El impulso eléctrico dado a la piel es la clave para que estas se reduzcan.

– MENOS LINEAS DE EXPRESIÓN: Con sesiones regulares podemos evitar su aparición a la vez que reducimos el aspecto de las líneas ya marcadas.

– LIGERA, FIRMEZA Y LUMINOSIDAD: Cuando se trabaja la piel con corriente galvánica su tono se vuelve más claro, reduciendo a su vez los signos de envejecimiento. Es un potente antioxidante ya que facilita la eliminación de las toxinas de la piel (responsables en gran medida del envejecimiento).